INGRESAR o REGISTRARSE
X
PARA APLICAR AL DESCUENTO
Continuar con Gmail
USAR O CREAR CUENTA LOOP
Ingresar
¿Olvidó su contraseña?

Registrarme
Enviar
Enviar
Regresar

Humberto Vélez - En las profundidades

del sándwich dramático

PUBLICADO
01
SEP
2008
Array
(
    [titulo] => Humberto Vélez - En las profundidades del sándwich dramático
    [contenido] => Array
        (
            [0] => Array
                (
                    [titulo] => 
                    [contenido] => 

MK - Humberto, Quisiera comenzar con una pregunta obligada. ¿Te gustan las caricaturas?

Humberto Vélez – Fíjate que no mucho. Aunque sea obligada la pregunta no soy nada afecto a las caricaturas. Desde luego cuando era niño me gustaban, pero no en exceso. Me gustaban Los Picapiedra, pero ahora ni si quiera tengo los videos.

MK – ¿Y ves tú a Los Simpson cómo una versión modernizada de Los Picapiedra?.

Humberto Vélez – Los Simpson es exáctamente la versión fuerte de Los Picapiedra.

MK – ¿Ubicas a Los Simpson y las otras series están en el género de las SITCOM?

Humberto Vélez – Si, Los Simpson son un SITCOM, pero en la actualidad ya es una comedia “light”.

MK – Cierto, recuerdo que Los Simpson tenían un trasfondo más psicológico antes.

Humberto Vélez – Eran de más búsqueda. Ahora es más comercial y solo buscan hacerte reír por hacerte reír. Llegó a ser una obra de arte en el sentido de que seguía todas las reglas de la SÁTIRA, de Aristófanes, o de Molière por ejemplo. Era el retrato de una sociedad actual, actuante, pero a través de la visión del humor negro. De burlarse de ti mismo de tal manera que todos tus defectos no se oigan tan horribles, ni se vean tan feos ni ofensivos, sino que se vean chistosos. A través de esto se puede hacer un análisis y si tu quieres cambiar ya es bronca tuya, pero ahí tienes el espejo. Hoy en día no, hoy en día Los Simpson son una bola de chistes, sin mayor pretensión…

MK—Ahora ya presentan más personajes de la farándula y política y los critican de una forma que antes no lo hacían.

Humberto Vélez – Exáctamente, eso era un poco más tema de la otra serie Futurama. (Nota: Humberto realizó el doblaje también del profesor Farnsworth en dicha serie). En Futurama se trataban temas más universales, políticos, de todo. Los Simpsons era de la familia y en particular del papá, Homero, él siempre había sido el eje central, pero ahora ya no lo es.

MK – Regresándonos un poquito Humberto, siendo niño ¿qué querías ser de grande? Seguro no pensabas en ser actor de doblaje.

Humberto Vélez Pues fíjate que si… Bueno, de muy niño no, pero a los once años fue que descubrí que quería ser actor de doblaje porque a esa edad fue que tuvimos televisión. Antes de eso no sabía ni que era el doblaje. Cuando tuvimos televisión desde luego las series que veía eran las series dobladas que pasaban en el canal 4 de aquel tiempo. A mí me gustaban mucho y de ahí fue que empecé a querer buscar ser actor de doblaje.

Hubo una revista llamada Teleguía, en la que aparecía una columna que se llamaba Abismo entre voces e imágenes que escribía Enrique Vallejo, y en ella se hacía un análisis del doblaje. Tenía del lado izquierdo la fotografía de un actor gringo haciendo un personaje, por ejemplo: Fred Gwynne, y decía su currículum. Junto ponían una foto de Don Víctor Alcocer y decía que Víctor Alcocer era la voz de Fred Gwynne en Los Munsters y ponían la biografía de Don Víctor. Entonces me emocioné y empecé a leer todas las columnas de los teleguías que me regalaba mi tía Lucía y encontré la biografía de muchos actores de doblaje y fue cuando dije que “yo quiero ser de ésos”. Y más cuando vi la biografía del Tata Arvizu (Jorge Arvizu, “el Tata”) que doblaba a Pedro Picapiedra.

MK - Un trabajo fabuloso también, ¿cierto?

Humberto Vélez – Pues yo creo que el más grande de todos los que han doblado caricaturas. Para nosotros él ha sido el ejemplo a seguir, el maestro. El gurú del doblaje.

MK – ¿Lo consideras tu mentor? ¿O quién dirías que ha sido tu mentor?

Humberto Vélez –Él fue mi mentor sin darse cuenta, porque observé tanto su trabajo como espectador que lo llegué a retener como si él me hubiera dado clase. Por ejemplo, cuando doblaba a Los Simpsons y me encontraba con una problemática en especial pensaba siempre cómo lo hubiera resuelto Arvizu.

MK – ¿Entonces extrapolabas lo que él había hecho tratando de obtener una reacción similar?

Humberto Vélez –No, me refiero a las técnicas que el usaba, a las formas que él tenía.

MK – ¿Y ya conocías esas formas?

Humberto Vélez – Si. Yo estudie teatro, en Estados Unidos primero, y con Andrés Soler después. Realmente no he dejado de tomar cualquier clase de cursos de especialización.

MK – Fíjate que eso es algo muy interesante, porque uno como animador, se da cuenta lo importante que es conocer de teatro.

Humberto Vélez –Claro porque tú estás dibujando a un personaje que va a actuar. Entonces si tú no sabes cómo es una expresión de tristeza profunda diferenciada con una simple depresión momentánea, tu personaje va a tener el mismo tono todo el tiempo y no va a ser creíble. La diferencia de un animador y de un actor es que para el actor, su herramienta es él mismo, y tu herramienta como animador es el mono. Pero igual yo le doy animación a un mono que soy yo, tú le das animación a un mono que tú dibujas.

Y no se pueden comportar igual todo el tiempo. Debe tener muchas reacciones, no solo mentales sino físicas también. Porque la mayor parte de las caricaturas, las animaciones que veo hoy en día, todos los personajes se comportan exactamente igual. Ninguno tiene tics, ninguno tiene alguna característica individual. Si te das cuenta estás platicando conmigo y yo tengo movimientos de manos que tú no tienes, tú tienes otros por completo diferentes. Entonces si un animador malo nos estuviera dibujando, nos dibujaría el mismo comportamiento a los dos. Ni yo levantaría la mano ni tu las cejas y así la caricatura saldría plana. Es por eso que los personajes deben tener características personales.

MK – Algo que me ha llamado la atención de tus pláticas es cómo creas un personaje; tomando primero su perfil y a partir de ahí construyes la actuación con base en las diferentes capas de personalidad que conforman ese perfil.

Humberto Vélez – Mira, la razón de esto es que la mayor parte de la gente piensa que hacer doblaje es hacer “vocecitas”. Te lo digo, porque a mí me lo dicen siempre: “Yo quiero ser actor de doblaje, porque sé hacer muchas "vocecitas”. Lo que tienes que hacer es conocer al ser humano, ser actor para aplicar esas características psicológicas al personaje que vas a doblar, lo cual es mucho más complicado que hacer "vocecitas". Hacer "vocecitas" es una cosa vacía, una cosa de técnica, de habilidad motora.

MK – Es algo equivalente cuando a nosotros nos dicen: “lo que haces es un dibujito”, y hacer animación es mucho más que solo dibujar.

Humberto Vélez –Así es. Puede llevar el alma del dibujante y del mono propio. Entonces para hacer la técnica de capas de sándwich necesitas un conocimiento del ser humano y también del mono. Entonces vas construyendo el personaje a base de capas como si fuera un sándwich. Pones abajo una capa de pan, luego una capa de queso amarillo, luego de Jamón, de lo que quieras…

MK – ¿Cuales son las capas de Homero Simpson?

Humberto Velez –Homero Simpson está hecho de muchas capas, que son las que utilicé para darle vida al personaje. La primera, digamos el pan del sándwich es que Homero es un tonto, y entonces si comienza a hablar como tonto, tendré un tonto, pero ese no es Homero, porque él está formado de otras capas más. La segunda, el jamón, es que él es un vicioso, y la gente que fuma y toma tiene la voz de una manera, yo la saco de un resonador que tenemos aquí en el pecho para que se escuche así. Pero Hablar como vicioso no es Homero todavía. Entonces la siguiente capa, el jitomate sería que él es un libidinoso y entonces hablaría así, pero hablar de esa manera todavía no es Homero. Pero si al final juntamos todas las capas del sándwich, entonces ya tenemos a Homero Simpson.

MK – Tú como Humberto Vélez tienes una personalidad. ¿Crees que estás formado por esas capas también?

Humberto Vélez –Por supuesto. Por eso mi construcción de personajes a través de capas de sándwich resulta tan efectiva. Porque es una construcción igualita al ser humano. Si tomas de ejemplo a un niño, tiene una sola etapa: la de un ser humano que está luchando por sobrevivir. Muy al inicio no Piensa, siente, pero burdamente. Y como va creciendo se le van añadiendo las capas.

Este sándwich se aplica exactamente igual a mí. Soy un bebe que nació en la provincia. Nací en Orizaba, Veracruz, que no es lo mismo que si hubiera nacido en el DF, en Nueva York, o Bangladesh. Nacer en Orizaba, Veracruz, me da la primera capa. Luego la educación de mis padres me da la segunda capa. Mi padre es un obrero de una cervecería y mi madre es una periodista de sociales. Un par de contradicciones verdaderamente fuertes. Y es esta contradicción de fuerzas lo que me lleva a ser lo que soy ahora: Una persona totalmente contradictoria, que igual puedo ser de super izquierda y al mismo tiempo de ultraderecha. Porque mis padres viajaban hacia esos lados.

MK - ¿Y eso lo reflejas en tus personajes?

Humberto Vélez –Por supuesto, y en mi vida, en mi actuar, en mi vestir. Igual arriba traigo un sombrero de campesino en la cabeza y al mismo tiempo una guayabera yucateca. Si me preguntas entonces ¿Qué eres? Realmente soy ambas cosas.,

MK – ¿Sómos producto de lo que hemos cursado en nuestras vidas?

Humberto Vélez –Exacto, cada episodio de tu vida va pegando estas capas del sándwich. Nadie es una sola cosa al mismo tiempo. Todos somos muchas cosas. Si descubres eso y lo pones en tus personajes, le aplicas todas esas capas, entonces tu personaje será humano y creíble.

MK - ¿Has tomado algo de tus amigos y familiares a tus personajes?

Humberto Vélez – Si. A Homero Simpson por ejemplo le puse algunas frases. Un día me llegó una escena donde el personaje decía una frase que implicaba sorpresa, ansiedad, miedo e impotencia. Eran un par de palabras en inglés que ni eran chistosas, ni decían nada, pero si decía todo eso. Las palabras eran verdaderamente poderosas, pero traducida al español era algo como:”cuchara perro”. Es decir tenía significado en inglés, pero no en español. Entonces como traductor ¿Qué haces?... Pues buscas las palabras en español lo más semejante a la idiosincrasia sin que pierda la fuerza original semántica, que era bárbara, y que además haga reír a la gente. Y le puse una frase de un amigo mío que se llama Manuel Castillo que conocí en la facultad de Derecho (que también estudié derecho, que es otra de mis capas). El decía siempre una frase que decía “ANDA LA OSA”. Esa era la frase que no decía absolutamente nada, pero a la vez es muy chistosa y refleja la situación. Miento, era “Me quiero volver Chango”. “Anda la osa” viene de otra situación similar que la agarré de otro amigo mío que se llama Leopoldo Falcón, que en unas situaciones de sorpresa decía: “Anda la osa”. Es una frase que usaban los actores españoles que llegaron a México a principios del siglo pasado, y él la heredo porque trató con muchos de ellos. Homero lleva frases de amigos míos.

MK – Y se han vuelto totalmente características de Homero. Uno cuando oye “Anda la osa” lo identificas inmediatamente a Homero.

Humberto Vélez – Exáctamente, no identificas a Leopoldo Falcón o a Manuel Castillo, que nadie los conoce (risas).

MK – ¿Entonces el Homero que vemos ya no es la versión gringa, sino una versión que tú has creado?

Humberto Vélez – Es una versión que me apropié de ella, la hice absolutamente mía y se hizo totalmente Mexicana.

MK – ¿Has metido también palabras que pertenecen a otras variaciones del español, incluyendo países de Latinoamérica?

Humberto Vélez – Mira. Muchísimas. Hicimos todo un capítulo con expresiones de Puerto Rico. En una ocasión fuimos, nos llevamos muy bien con la gente que nos llevó ahí y nos enseñaron un montón de palabras. De hecho un personaje que apareció en ese episodio le pusimos “la Borincana”. Y ese capítulo, cada vez que lo pasan en Puerto Rico me llaman por teléfono para celebrarlo. En Argentina, también, en una ocasión me habló por teléfono un cómico de Argentina que tiene su programa de televisión. Me habló en vivo, al aire y me hizo prometerle que pondría su frase favorita: “amorsi”, y esa fue la razón por lo que Homero le dice a Marge “Amorsi”, y desde entonces cada vez que se transmite en Argentina sale hasta en los periódicos. Fue por eso que le puse esas palabras, porque me parecía que los Simpson no eran solo de México sino de toda Latinoamérica. Entonces ya no fueron solo “mexicanismos”, sino “argentinismos”, “puerto Riquismos” (risas), ya no recuerdo de todos los países, incluso de Colombia le puse. Le puse cosas de Monterrey, México. Por ejemplo, a uno de los personajes le puse Juan Ramón Palacios, que es un animador de televisión de Monterrey. Y mira que no hay problema con eso, porque no cambias la historia, es solo un nombre que no tiene tanto significativo para la historia, pero para la localidad sí.

MK – ¿Has hecho voces como base para la creación de un personaje?

Humberto Vélez –Aparte del Huevo de Chocolate en la película de Huevos, hice voces para dos videojuegos, donde ni siquiera tenía el dibujo del mono, sino las características de él. Entonces usando la técnica del sándwich se creó la voz junto con el productor y de la voz crearon al mono.

MK – Tú ofreces clases, curso, talleres y pláticas. ¿Qué nos puedes contar de eso?

Humberto Vélez – Mira. Yo creo que de nada serviría que hubiera hecho tanta cosa si no le dijera a todos cómo lo hice. Fundamentalmente a los que les interesa, para que puedan ingresar más fácil al mundo del doblaje y que puedan crear cosas más importantes con base al cómo hicimos esto. Que comprendan la base del sándwich para que vengan e inventen lo suyo con bases muy definidas. Es por eso que me dedico a dar clases los martes y jueves en el Foro Shakespeare (México, D.F) con Bruno Bichir que es un hombre que tiene la misma idea de enseñar a las próximas generaciones y de manera económica para que no haya pretextos. Son cursos que duran 3 meses, así que constantemente me encuentro ahí y seguiremos hasta que el cuerpo aguante.

Fuera de México di un curso de doce días en la Universidad de San Carlos en Guatemala, di uno en Argentina y en varios países. Dentro de México di en la Universidad Mesoamericana de Oaxaca, donde hubo gente de muy buen nivel, y en Monterrey igual.

MK – En caso que alguien te quiera contactar, ya sea para que le realices voces para algún cortometraje, película, o para que impartas un taller. ¿Dónde pueden dirigirse?

Humberto Vélez –Tengo la dirección humberto_velez@yahoo.com, ahí pueden localizarme.

MK - Pues Humberto mil gracias por esta entrevista.

Humberto Vélez – Al contrario te lo agradezco mucho.


Miguel Angel Martinez C.

Director de Animación de Grupo EsComic!

Corresponsal Invitado LOOP en México.


 

) ) [id] => 71 [type] => 2 [typename] => Noticia [portada] => Array ( [0] => 1355.jpg [1] => ) [imagenes] => Array ( [0] => Array ( [0] => 1355.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [1] => Array ( [0] => 1354.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [2] => Array ( [0] => 1352.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [3] => Array ( [0] => 1351.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [4] => Array ( [0] => 1349.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [5] => Array ( [0] => 1348.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [6] => Array ( [0] => 1347.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [7] => Array ( [0] => 1346.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [8] => Array ( [0] => 1345.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [9] => Array ( [0] => 1344.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [10] => Array ( [0] => 1343.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [11] => Array ( [0] => 1342.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [12] => Array ( [0] => 1340.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [13] => Array ( [0] => 1338.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [14] => Array ( [0] => 1337.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) [15] => Array ( [0] => 1334.jpg [1] => 1 [2] => 0 [3] => 0 [4] => ) ) [tElement] => 2 [date] => Array ( [0] => 2008-09-01 [1] => ) [tituFecha] => PUBLICADO [videos] => Array ( ) [descripcion] => Humberto Vélez, voz de Homero Simpson es un actor dedicado a las voces para doblaje. En esta entrevista exclusiva con Mike, del grupo Escomic en México, Humberto nos revela sus preferencias, sueños y realidades. [migrate] => 0 )

Humberto Vélez, voz de Homero Simpson es un actor dedicado a las voces para doblaje. En esta entrevista exclusiva con Mike, del grupo Escomic en México, Humberto nos revela sus preferencias, sueños y realidades.
Compartir

MK - Humberto, Quisiera comenzar con una pregunta obligada. ¿Te gustan las caricaturas?

Humberto Vélez – Fíjate que no mucho. Aunque sea obligada la pregunta no soy nada afecto a las caricaturas. Desde luego cuando era niño me gustaban, pero no en exceso. Me gustaban Los Picapiedra, pero ahora ni si quiera tengo los videos.

MK – ¿Y ves tú a Los Simpson cómo una versión modernizada de Los Picapiedra?.

Humberto Vélez – Los Simpson es exáctamente la versión fuerte de Los Picapiedra.

MK – ¿Ubicas a Los Simpson y las otras series están en el género de las SITCOM?

Humberto Vélez – Si, Los Simpson son un SITCOM, pero en la actualidad ya es una comedia “light”.

MK – Cierto, recuerdo que Los Simpson tenían un trasfondo más psicológico antes.

Humberto Vélez – Eran de más búsqueda. Ahora es más comercial y solo buscan hacerte reír por hacerte reír. Llegó a ser una obra de arte en el sentido de que seguía todas las reglas de la SÁTIRA, de Aristófanes, o de Molière por ejemplo. Era el retrato de una sociedad actual, actuante, pero a través de la visión del humor negro. De burlarse de ti mismo de tal manera que todos tus defectos no se oigan tan horribles, ni se vean tan feos ni ofensivos, sino que se vean chistosos. A través de esto se puede hacer un análisis y si tu quieres cambiar ya es bronca tuya, pero ahí tienes el espejo. Hoy en día no, hoy en día Los Simpson son una bola de chistes, sin mayor pretensión…

MK—Ahora ya presentan más personajes de la farándula y política y los critican de una forma que antes no lo hacían.

Humberto Vélez – Exáctamente, eso era un poco más tema de la otra serie Futurama. (Nota: Humberto realizó el doblaje también del profesor Farnsworth en dicha serie). En Futurama se trataban temas más universales, políticos, de todo. Los Simpsons era de la familia y en particular del papá, Homero, él siempre había sido el eje central, pero ahora ya no lo es.

MK – Regresándonos un poquito Humberto, siendo niño ¿qué querías ser de grande? Seguro no pensabas en ser actor de doblaje.

Humberto Vélez Pues fíjate que si… Bueno, de muy niño no, pero a los once años fue que descubrí que quería ser actor de doblaje porque a esa edad fue que tuvimos televisión. Antes de eso no sabía ni que era el doblaje. Cuando tuvimos televisión desde luego las series que veía eran las series dobladas que pasaban en el canal 4 de aquel tiempo. A mí me gustaban mucho y de ahí fue que empecé a querer buscar ser actor de doblaje.

Hubo una revista llamada Teleguía, en la que aparecía una columna que se llamaba Abismo entre voces e imágenes que escribía Enrique Vallejo, y en ella se hacía un análisis del doblaje. Tenía del lado izquierdo la fotografía de un actor gringo haciendo un personaje, por ejemplo: Fred Gwynne, y decía su currículum. Junto ponían una foto de Don Víctor Alcocer y decía que Víctor Alcocer era la voz de Fred Gwynne en Los Munsters y ponían la biografía de Don Víctor. Entonces me emocioné y empecé a leer todas las columnas de los teleguías que me regalaba mi tía Lucía y encontré la biografía de muchos actores de doblaje y fue cuando dije que “yo quiero ser de ésos”. Y más cuando vi la biografía del Tata Arvizu (Jorge Arvizu, “el Tata”) que doblaba a Pedro Picapiedra.

MK - Un trabajo fabuloso también, ¿cierto?

Humberto Vélez – Pues yo creo que el más grande de todos los que han doblado caricaturas. Para nosotros él ha sido el ejemplo a seguir, el maestro. El gurú del doblaje.

MK – ¿Lo consideras tu mentor? ¿O quién dirías que ha sido tu mentor?

Humberto Vélez –Él fue mi mentor sin darse cuenta, porque observé tanto su trabajo como espectador que lo llegué a retener como si él me hubiera dado clase. Por ejemplo, cuando doblaba a Los Simpsons y me encontraba con una problemática en especial pensaba siempre cómo lo hubiera resuelto Arvizu.

MK – ¿Entonces extrapolabas lo que él había hecho tratando de obtener una reacción similar?

Humberto Vélez –No, me refiero a las técnicas que el usaba, a las formas que él tenía.

MK – ¿Y ya conocías esas formas?

Humberto Vélez – Si. Yo estudie teatro, en Estados Unidos primero, y con Andrés Soler después. Realmente no he dejado de tomar cualquier clase de cursos de especialización.

MK – Fíjate que eso es algo muy interesante, porque uno como animador, se da cuenta lo importante que es conocer de teatro.

Humberto Vélez –Claro porque tú estás dibujando a un personaje que va a actuar. Entonces si tú no sabes cómo es una expresión de tristeza profunda diferenciada con una simple depresión momentánea, tu personaje va a tener el mismo tono todo el tiempo y no va a ser creíble. La diferencia de un animador y de un actor es que para el actor, su herramienta es él mismo, y tu herramienta como animador es el mono. Pero igual yo le doy animación a un mono que soy yo, tú le das animación a un mono que tú dibujas.

Y no se pueden comportar igual todo el tiempo. Debe tener muchas reacciones, no solo mentales sino físicas también. Porque la mayor parte de las caricaturas, las animaciones que veo hoy en día, todos los personajes se comportan exactamente igual. Ninguno tiene tics, ninguno tiene alguna característica individual. Si te das cuenta estás platicando conmigo y yo tengo movimientos de manos que tú no tienes, tú tienes otros por completo diferentes. Entonces si un animador malo nos estuviera dibujando, nos dibujaría el mismo comportamiento a los dos. Ni yo levantaría la mano ni tu las cejas y así la caricatura saldría plana. Es por eso que los personajes deben tener características personales.

MK – Algo que me ha llamado la atención de tus pláticas es cómo creas un personaje; tomando primero su perfil y a partir de ahí construyes la actuación con base en las diferentes capas de personalidad que conforman ese perfil.

Humberto Vélez – Mira, la razón de esto es que la mayor parte de la gente piensa que hacer doblaje es hacer “vocecitas”. Te lo digo, porque a mí me lo dicen siempre: “Yo quiero ser actor de doblaje, porque sé hacer muchas "vocecitas”. Lo que tienes que hacer es conocer al ser humano, ser actor para aplicar esas características psicológicas al personaje que vas a doblar, lo cual es mucho más complicado que hacer "vocecitas". Hacer "vocecitas" es una cosa vacía, una cosa de técnica, de habilidad motora.

MK – Es algo equivalente cuando a nosotros nos dicen: “lo que haces es un dibujito”, y hacer animación es mucho más que solo dibujar.

Humberto Vélez –Así es. Puede llevar el alma del dibujante y del mono propio. Entonces para hacer la técnica de capas de sándwich necesitas un conocimiento del ser humano y también del mono. Entonces vas construyendo el personaje a base de capas como si fuera un sándwich. Pones abajo una capa de pan, luego una capa de queso amarillo, luego de Jamón, de lo que quieras…

MK – ¿Cuales son las capas de Homero Simpson?

Humberto Velez –Homero Simpson está hecho de muchas capas, que son las que utilicé para darle vida al personaje. La primera, digamos el pan del sándwich es que Homero es un tonto, y entonces si comienza a hablar como tonto, tendré un tonto, pero ese no es Homero, porque él está formado de otras capas más. La segunda, el jamón, es que él es un vicioso, y la gente que fuma y toma tiene la voz de una manera, yo la saco de un resonador que tenemos aquí en el pecho para que se escuche así. Pero Hablar como vicioso no es Homero todavía. Entonces la siguiente capa, el jitomate sería que él es un libidinoso y entonces hablaría así, pero hablar de esa manera todavía no es Homero. Pero si al final juntamos todas las capas del sándwich, entonces ya tenemos a Homero Simpson.

MK – Tú como Humberto Vélez tienes una personalidad. ¿Crees que estás formado por esas capas también?

Humberto Vélez –Por supuesto. Por eso mi construcción de personajes a través de capas de sándwich resulta tan efectiva. Porque es una construcción igualita al ser humano. Si tomas de ejemplo a un niño, tiene una sola etapa: la de un ser humano que está luchando por sobrevivir. Muy al inicio no Piensa, siente, pero burdamente. Y como va creciendo se le van añadiendo las capas.

Este sándwich se aplica exactamente igual a mí. Soy un bebe que nació en la provincia. Nací en Orizaba, Veracruz, que no es lo mismo que si hubiera nacido en el DF, en Nueva York, o Bangladesh. Nacer en Orizaba, Veracruz, me da la primera capa. Luego la educación de mis padres me da la segunda capa. Mi padre es un obrero de una cervecería y mi madre es una periodista de sociales. Un par de contradicciones verdaderamente fuertes. Y es esta contradicción de fuerzas lo que me lleva a ser lo que soy ahora: Una persona totalmente contradictoria, que igual puedo ser de super izquierda y al mismo tiempo de ultraderecha. Porque mis padres viajaban hacia esos lados.

MK - ¿Y eso lo reflejas en tus personajes?

Humberto Vélez –Por supuesto, y en mi vida, en mi actuar, en mi vestir. Igual arriba traigo un sombrero de campesino en la cabeza y al mismo tiempo una guayabera yucateca. Si me preguntas entonces ¿Qué eres? Realmente soy ambas cosas.,

MK – ¿Sómos producto de lo que hemos cursado en nuestras vidas?

Humberto Vélez –Exacto, cada episodio de tu vida va pegando estas capas del sándwich. Nadie es una sola cosa al mismo tiempo. Todos somos muchas cosas. Si descubres eso y lo pones en tus personajes, le aplicas todas esas capas, entonces tu personaje será humano y creíble.

MK - ¿Has tomado algo de tus amigos y familiares a tus personajes?

Humberto Vélez – Si. A Homero Simpson por ejemplo le puse algunas frases. Un día me llegó una escena donde el personaje decía una frase que implicaba sorpresa, ansiedad, miedo e impotencia. Eran un par de palabras en inglés que ni eran chistosas, ni decían nada, pero si decía todo eso. Las palabras eran verdaderamente poderosas, pero traducida al español era algo como:”cuchara perro”. Es decir tenía significado en inglés, pero no en español. Entonces como traductor ¿Qué haces?... Pues buscas las palabras en español lo más semejante a la idiosincrasia sin que pierda la fuerza original semántica, que era bárbara, y que además haga reír a la gente. Y le puse una frase de un amigo mío que se llama Manuel Castillo que conocí en la facultad de Derecho (que también estudié derecho, que es otra de mis capas). El decía siempre una frase que decía “ANDA LA OSA”. Esa era la frase que no decía absolutamente nada, pero a la vez es muy chistosa y refleja la situación. Miento, era “Me quiero volver Chango”. “Anda la osa” viene de otra situación similar que la agarré de otro amigo mío que se llama Leopoldo Falcón, que en unas situaciones de sorpresa decía: “Anda la osa”. Es una frase que usaban los actores españoles que llegaron a México a principios del siglo pasado, y él la heredo porque trató con muchos de ellos. Homero lleva frases de amigos míos.

MK – Y se han vuelto totalmente características de Homero. Uno cuando oye “Anda la osa” lo identificas inmediatamente a Homero.

Humberto Vélez – Exáctamente, no identificas a Leopoldo Falcón o a Manuel Castillo, que nadie los conoce (risas).

MK – ¿Entonces el Homero que vemos ya no es la versión gringa, sino una versión que tú has creado?

Humberto Vélez – Es una versión que me apropié de ella, la hice absolutamente mía y se hizo totalmente Mexicana.

MK – ¿Has metido también palabras que pertenecen a otras variaciones del español, incluyendo países de Latinoamérica?

Humberto Vélez – Mira. Muchísimas. Hicimos todo un capítulo con expresiones de Puerto Rico. En una ocasión fuimos, nos llevamos muy bien con la gente que nos llevó ahí y nos enseñaron un montón de palabras. De hecho un personaje que apareció en ese episodio le pusimos “la Borincana”. Y ese capítulo, cada vez que lo pasan en Puerto Rico me llaman por teléfono para celebrarlo. En Argentina, también, en una ocasión me habló por teléfono un cómico de Argentina que tiene su programa de televisión. Me habló en vivo, al aire y me hizo prometerle que pondría su frase favorita: “amorsi”, y esa fue la razón por lo que Homero le dice a Marge “Amorsi”, y desde entonces cada vez que se transmite en Argentina sale hasta en los periódicos. Fue por eso que le puse esas palabras, porque me parecía que los Simpson no eran solo de México sino de toda Latinoamérica. Entonces ya no fueron solo “mexicanismos”, sino “argentinismos”, “puerto Riquismos” (risas), ya no recuerdo de todos los países, incluso de Colombia le puse. Le puse cosas de Monterrey, México. Por ejemplo, a uno de los personajes le puse Juan Ramón Palacios, que es un animador de televisión de Monterrey. Y mira que no hay problema con eso, porque no cambias la historia, es solo un nombre que no tiene tanto significativo para la historia, pero para la localidad sí.

MK – ¿Has hecho voces como base para la creación de un personaje?

Humberto Vélez –Aparte del Huevo de Chocolate en la película de Huevos, hice voces para dos videojuegos, donde ni siquiera tenía el dibujo del mono, sino las características de él. Entonces usando la técnica del sándwich se creó la voz junto con el productor y de la voz crearon al mono.

MK – Tú ofreces clases, curso, talleres y pláticas. ¿Qué nos puedes contar de eso?

Humberto Vélez – Mira. Yo creo que de nada serviría que hubiera hecho tanta cosa si no le dijera a todos cómo lo hice. Fundamentalmente a los que les interesa, para que puedan ingresar más fácil al mundo del doblaje y que puedan crear cosas más importantes con base al cómo hicimos esto. Que comprendan la base del sándwich para que vengan e inventen lo suyo con bases muy definidas. Es por eso que me dedico a dar clases los martes y jueves en el Foro Shakespeare (México, D.F) con Bruno Bichir que es un hombre que tiene la misma idea de enseñar a las próximas generaciones y de manera económica para que no haya pretextos. Son cursos que duran 3 meses, así que constantemente me encuentro ahí y seguiremos hasta que el cuerpo aguante.

Fuera de México di un curso de doce días en la Universidad de San Carlos en Guatemala, di uno en Argentina y en varios países. Dentro de México di en la Universidad Mesoamericana de Oaxaca, donde hubo gente de muy buen nivel, y en Monterrey igual.

MK – En caso que alguien te quiera contactar, ya sea para que le realices voces para algún cortometraje, película, o para que impartas un taller. ¿Dónde pueden dirigirse?

Humberto Vélez –Tengo la dirección humberto_velez@yahoo.com, ahí pueden localizarme.

MK - Pues Humberto mil gracias por esta entrevista.

Humberto Vélez – Al contrario te lo agradezco mucho.


Miguel Angel Martinez C.

Director de Animación de Grupo EsComic!

Corresponsal Invitado LOOP en México.


 

Recibir mas información: